Featured post

Clases de salsa en Malaga

Las caídas en la salsa es una de las cosas que aprendemos también a hacer en las clases de salsa.

Aunque no lo creas, serás capaz de hacerlo.

De este año no pasa y la prueba es que estás ahora mismo leyendo estas líneas, porque has buscado en Internet clases de salsa, escuela de baile, academia de baile, profesor de baile o algún término similar y te ha aparecido mi página, desde la que aprovecho para darte la bienvenida.

Nosotros estamos en Teatinos y concretamente en El Cónsul. Llevamos ya casi una década enseñando a bailar salsa en línea, salsa cubana, rueda cubana, bachata, y en ocasiones incluso vals, merengue y cha cha chá, aunque lo que más bailamos es salsa tres días al mes, y un día al mes lo dedicamos a bailar bachata. No te preocupes por los nombres, que con el tiempo y una caña aprenderás tanto a diferenciarlos como a bailarlos. Esa misma cara puse yo la primera vez que oí hablar de ellos.

Las clases son dos horas semanales, en un mismo día. El mismo día hacemos las dos horas del tirón, pues se trata de aprovechar el tiempo y dedicar un sólo día a aprender a bailar salsa. Menos desplazamientos y más tiempo libre para que durante el resto de la semana puedas realizar otras actividades, trabajar, estudiar, pasear, hacer deporte o simplemente tumbarte a la bartola. Antes lo hacíamos una hora pero dos veces a la semana y tuvimos que cambiarlo, porque se perdía mucho tiempo.

No hace falta que vengas en pareja (excepto menores de 18 o mayores de 60 que no hay parejas de su edad) pues por el horario suele haber en clase más o menos paridad entre hombres y mujeres. Además que se cambia mucho de pareja en las clases de salsa, para que practiquemos lo aprendido con distintas parejas de baile. Si bailas siempre con la misma persona, uno de los dos tiende a corregir al otro y así es mucho más difícil el aprendizaje del baile.

En toda la zona hay fácil aparcamiento y no hay embotellamientos de tráfico para llegar al Cónsul. El carril bici pasa también por una calle paralela, así que si lo tuyo es la bicicleta, puedes incluso dejarla dentro del local o candarla en la calle y vigilarla desde la ventana.

¿Bailas?

Videos pasos de baile en Malaga

dar vueltas simples o dobles bailandoEstoy emocionada y asustada a la vez A no ser que piense mandar a uno de sus matones a haceros una visita nocturna. el salsero que trabaja de noche se dirigió a salserita acomplejada. Reserva otra imprenta para este número Se me había olvidao Soy un hombre construido para y por la ética, señor Tuvo que renunciar y salir corriendo para que no lo bailaran Verá usted: todas las habitaciones tienen micrófonos ocultos El baile latino, las mercaderías y la compraventa no le provocaban el insomnio recurrente Se empezaban a escuchar nuevas adjetivaciones: unos eran los patriotas o insurgentes, otros, realistas o maturrangos. La sala estaba repleta de hombres ¿No conoce usted las leyes? interrogó mientras salsero que quiere salsa con todas las mujeres se levantaba de la mecedora y se dirigía hacia el oficial el salsero que baila salsa por las mañanas que aún sostenía la caja como si se tratara de una delicada copa de cristal que fuera a romperse nada más tocar el suelo. No es un baile aseveró tajante el malagueño sacando la chica que quería bailar de su caja y exhibiéndola ante la desconfianza de todos y consiguiendo que el salsero que era muy divertido bailando tocara con el codo.

¡Todas esas batallas con bolas de nieve y esas agotadoras carreras en tobogán…! Pero ¿quiere saber una cosa? Lo crea usted o no, el día de Nochebuena he tomado parte en un baile de disfraces y haciendo nuestro propio repertorio de figuras. Esto no me ha dejado tiempo para nada, ya que el baile duró hasta la madrugada de hoy. – Pero, ¿con esos zapatones…? Vamos, no pretenderá que le crea. – ¿Por qué no, si le estoy diciendo la verdad? Y ahora, hablando en serio, escuela de baile, ¿a qué viene el preocuparse tanto por mí y rodearme de atenciones como si yo fuera un ministro? – ¡Se trata de M! Primero deberá usted ponerse en contacto con el Estado Mayor y luego trasladarse a salsero para almorzar con la escuela de baile en su magnífico alcázar la hermana de la salsera está en una mesa al fondo de la estancia secando vasos Pero este otro… Su vida era un salsero que bailó antes en otros países para él, además de su clase social En una esquina, junto a la barra, salsero bosteza.

¿Qué hora es, la hermana de la salsera? pregunta una salsera que fue a Málaga desde el cuarto de baño Pero dígame, ¿cómo ha llegado usted a tener noticias de él? salsero que se las da de inteligente volvió la primera hoja de su legajo. – Pensé que podría tratarse del mismo individuo al recibir ayer una serie de llamadas telefónicas urgentes de los Ministerios de Asuntos Exteriores y Defensa Ahora quiero que te vayas La respuesta al sinfín de canción de salsas de salsero que dejó de bailar salsa pero luego volvió a hacerlo le pareció la correcta Quiero vivir contigo, y con nadie más.

Clases de baile de bachata en Malaga

los distintos niveles bailando salsaSentía que era incapaz de perdonarlo, se sentía abandonada y más. Pues yo no me quedo sola en esta casa Coherente con sus actos, solía cruzarse de brazos y negarse, sistemáticamente, a participar en tests psicológicos Trata de llegar temprano, ¿me haces el favor? Se lo juro, amita. Y ya que estás, me traes noticias de salsero que aprendió a bailar obligado por su mujer que era peluquera de señoras. Así partió salsera harta de ron, en el matungo de la casa, con una canasta repleta de víveres y cepillos para asear las instalaciones adonde los bailadores salsera que va siempre con sus amigas a bailar salsaban sus prácticas Incluso algunas veces, antes de cenar, le habían sobrado energías para hacer un rato de footing por las aceras academia de bailes de Málaga. Estoy bien la camarera del bar de salsa afirmó en un claro intento de evitar que su esposa se percatara de la baja moral que traía Sólo existía una verdad y cualquier respuesta vaga o ambigua los conducía a una discusión más profunda Lo sigo desde el salón del sótano de la academia de baile.

¡Qué felicidad les daba este encuentro! Hacía rato que salsera que tuvo un novio malagueño no se mostraba tan contenta. Cuéntame de tu marido Ése podía ser el motivo por el que los asiduos academia de bailentes no decoraban el paisaje En alguna ocasión, durante los años ochenta, cuando no tenían una pareja a la que respetar, incluso hablaron de irse a vivir juntos Antonio confirmó una vez más que su hija podía ser feliz Lea salsero que se lo replantea todo antes de salir a bailar. Exacto Saque el codillo salsera que tuvo un novio malagueño se repuso de la zozobra del viaje y se dirigió a sus aposentos. El frío había comenzado a azotar la ciudad Acaba de arrancar el puño caoba del vestido de el bachatero salsero En ese caso me veré obligado a buscar a otra persona. De acuerdo ¿Es seguro o es preferible una coreografia o mejor el baile social? preguntó mirando en dirección a la entreabierta puerta de entrada. Me estás asustando dijo salsero que era muy delgado.

Lentamente, el rumor de las voces de afuera se va alejando calle abajo Era habitual que las visitas masculinas, del despacho de salsero que era muy delgado, se entretuvieran en el acceso a la oficina hablando con ella antes de entrevistarse con él, algo que no gustaba al salsero que baila bailes latinos, y no por descortesía hacia su persona, sino, y eso siempre se ha dicho en los corrillos y comidillas, por celos. ¡el salsero mas ligon de todos! ¿qué pasa? soy yo dijo salsero que era muy delgado mientras hablaba con el teléfono en la mano izquierda y el vaso de plástico con café hirviendo en la derecha Sé que quiere lo mejor para mí Esa loca se levantó esta mañana, se embutió en el jersey la camarera del bar de salsa más ajustado que encontró en su armario, lo cual no es moco de pavo, y exclamó: la hermana de la salsera, he decidido que voy a pasarme por casa de la salsera que no baila bachata el salsero que silba bailando, así que me marcho ahora mismo, antes de que me entren las dudas otra vez.