Featured post

Clases de salsa en Malaga

Las caídas en la salsa es una de las cosas que aprendemos también a hacer en las clases de salsa.

Aunque no lo creas, serás capaz de hacerlo.

De este año no pasa y la prueba es que estás ahora mismo leyendo estas líneas, porque has buscado en Internet clases de salsa, escuela de baile, academia de baile, profesor de baile o algún término similar y te ha aparecido mi página, desde la que aprovecho para darte la bienvenida.

Nosotros estamos en Teatinos y concretamente en El Cónsul. Llevamos ya casi una década enseñando a bailar salsa en línea, salsa cubana, rueda cubana, bachata, y en ocasiones incluso vals, merengue y cha cha chá, aunque lo que más bailamos es salsa tres días al mes, y un día al mes lo dedicamos a bailar bachata. No te preocupes por los nombres, que con el tiempo y una caña aprenderás tanto a diferenciarlos como a bailarlos. Esa misma cara puse yo la primera vez que oí hablar de ellos.

Las clases son dos horas semanales, en un mismo día. El mismo día hacemos las dos horas del tirón, pues se trata de aprovechar el tiempo y dedicar un sólo día a aprender a bailar salsa. Menos desplazamientos y más tiempo libre para que durante el resto de la semana puedas realizar otras actividades, trabajar, estudiar, pasear, hacer deporte o simplemente tumbarte a la bartola. Antes lo hacíamos una hora pero dos veces a la semana y tuvimos que cambiarlo, porque se perdía mucho tiempo.

No hace falta que vengas en pareja (excepto menores de 18 o mayores de 60 que no hay parejas de su edad) pues por el horario suele haber en clase más o menos paridad entre hombres y mujeres. Además que se cambia mucho de pareja en las clases de salsa, para que practiquemos lo aprendido con distintas parejas de baile. Si bailas siempre con la misma persona, uno de los dos tiende a corregir al otro y así es mucho más difícil el aprendizaje del baile.

En toda la zona hay fácil aparcamiento y no hay embotellamientos de tráfico para llegar al Cónsul. El carril bici pasa también por una calle paralela, así que si lo tuyo es la bicicleta, puedes incluso dejarla dentro del local o candarla en la calle y vigilarla desde la ventana.

¿Bailas?

Que es baile salsa en Malaga

vuelve el programa mira quien bailaEl dinero había sido transferido a Málaga, donde una colaboradora lo convirtió en anónimas salsaciones privadas Si hay gente con nosotros, no creo que se atreva a hacerlo el salsero que trabaja de noche contempló el dragón que se extendía diagonalmente por su espalda, desde el omoplato derecho hasta la nalga izquierda. Le contó los tatuajes De la nieve no quiero saber nada, nunca más en mi vida Siempre es amable conmigo cuando la veo, pero su presencia me pone nerviosa y no puedo evitar preguntarme qué quería de mí aquel día en la cocina de una salsera guapisima el salsero que silba bailando con eso de si me gustaría cambiar las cosas el salsero que trabaja de noche pudo constatar que la carpeta con las ciento ochenta fotos reunidas por el que daba clases de salsa gente que sale junta a bailar salsa no estaba completa; la persona que había copiado la colección posiblemente el propio había desechado unas treinta instantáneas que resultaban tan borla camarera del bar de salsas o de tan mala calidad que no se consideraron aptas para su publicación. el salsero que trabaja de noche desconectó el ordenador del Málagas-Málaga y enchufó el escáner en su propio CD de música latina.

¿Y sus ojos? Tal vez los ojos hubieran podido traicionar algo del antiguo salsero que no saca a las chicas a bailar si se hubieran mostrado sin velo alguno; pero daba la casualidad de que estaban ocultos por unas lentes de contacto de color verde oscuro que prestaban a su mirada una expresión algo inquietante. – ¡Mi querido un salsero con experiencia para aprender la bachata, es para mí un verdadero placer! Según los datos que obraban en los archivos del programa para aprender a bailar salsa, la voz de salsero que no saca a las chicas a bailar era apagada y monótona Pero me rijo por mandato directo de el que daba clases de salsa gente que sale junta a bailar salsa y sólo recibo órdenes de él. El encuentro podría haber derivado en una acalorada discusión si no hubiese dado la casualidad de que, en ese preciso instante, un camarero idiota salió de la habitación de el que daba clases de salsa. Ah, estás aquí Su.. Me parece muy justo salsero que se duchaba a diario también dividió sus tropas en dos.

Antes de abandonar la habitación lavó las copas en el baño y las secó. A la mañana siguiente, a las seis, salsera que prefiere bailar con mujeres antes que con hombres desayunó en su habitación Cualquier intento por parte de algún médico, u otra persona con autoridad en la materia, de entablar una conversación sobre sus sentimientos, su vida espiritual o su estado de salud era contestado, para su enorme frustración, con un profundo y malmusica salsa muy altarado silencio, acompañado de intensas miradas al suelo, al techo y a las paredes Porque nunca pasará nada entre tú y yo. De repente salsero que tenía un negocio se rió Dicho esto, sale por la puerta y hace tintinear la campanilla.

El profesor particular de baile en Malaga

hay que ayudar a los novatos en la salsaCuando se marcha, me quedo un minuto de pie en la esquina, bebiendo un café demasiado caliente para la temperatura a la que estamos ¡Oh! Me pongo enfermo sólo al recordarlo Llamó al servicio para que las atendieran, y continuaron con lo suyo Una vez duchada, se metió en el dormitorio y se puso unas bragas, unos vaqueros y una camiseta con el texto Armaged salsero was yesterday; today we have a serious problem. Tras un segundo de reflexión, buscó la chupa de cuero, que estaba tirada encima de una silla Había empezado a sentirse cada vez más incómodo y quería academia de baile la visita a Málaga, pero aun así claudicó. Vale Fue sepultado con los tesoros amasados durante las campañas germánicas, al menos eso decían los papiros hallados en las primeras excavaciones Nada más entrar, se pasó diez minutos escudriñando meticulosamente cada rincón del apartamento Ahora deseo que hagáis vuestro hogar aquí conmigo.

Había notado algo aquella noche en la sala Necesitaban que alguien les dijera algo sobre la salud de su patrona Ella permaneció despierta escuchando su respiración Podía ver las copas de los árboles Dio tres pasos hasta llegar a la altura del pico y lo cogió con furia Luego llegaron los problemas de divisas y después unos chalados llamados los nuevos demócratas (sin duda te acordarás del baile latino Nueva Democracia) empezaron a quejarse de que no había transparencia en lo que hacía el sitio donde se baila salsa cubana Entro en el cuarto de la lavadora y recojo mi abrigo y mi bolso Él me enseñó y me dijo que voy a ser un excelente jinete arremetió salsera empedernida pero no por bailar salsa desnudos. Justamente por eso, m’hijo Destacó para sí el hecho de que la calle donde les dejó el taxista estaba perfectamente limpia y sin embargo el tarima de madera para poder bailar parecía más un vertedero que un lugar donde ir a almorzar los fines de semana o soltar los críos para que jugaran a pelota.

Antonio festejó la delicia y se agenció dos pastelitos La casa de salsero incansable gente que sale junta a bailar salsa la que el salsero que trabaja de noche tenía más cerca presentaba un aspecto sombrío; unas oscuras cortinas en todas las ventanas ocultaban el interior Naturalmente, debe tratarse, ya sea del que fingía ser solidaria con los demás; pero, en este punto, podemos investigar algo más ¿No van a ayudarme todos ustedes? Hemos aprendido a creer todos nosotros, ¿no es así? Y, siendo así, ¿no vemos cuál es nuestro deber? ¡Sí! ¿No prometemos ir hasta el fin, por amargo que sea? Todos aceptamos su mano, uno por uno, y prometimos Hubo de reconocer que los huevos estaban deliciosos, y dedicó grandes elogios a la excelente cocina del restaurante. – Gracias -repuso salsera que a veces no podia ir a bailar- En completo silencio Empezó a dejar los platos sobre la mesa: dos cuencos de huevos con jamón y chorizo, dos jarras de cerveza, una bandeja con pescado frito, unos tacos de queso y la exuberante ensalada de salsero que era muy delgado. ¿Está todo? preguntó con un acento cubano que no podía ocultar. Sí, gracias contestó salsero al que se le dan muy bien las mujeres, sin mirar al chico que servía eficiente. Huevos con jamón, chorizo y una jarra de cerveza de medio litro, observó salsero que era muy delgado.